domingo, 17 de diciembre de 2017

El puente colgante de Deir al Zur

Esta pasarela peatonal sobre el Eufrates fue construida por la empresa francesa Fougerolle (entonces se llamaba Le Soliditit Françs) entre 1927 y 1929, durante el período del protectorado francés en Siria, que duró de 1920 a 1941. Es uno de los dos puentes modelo Gisclard construidos en Siria por el ejército francés, junto con el de Souvar del Khabur. Dispone de cuatro torres y cinco tableros.

Se convirtió en un símbolo de la ciudad de Deir al Zur, conservando el sobrenombre de "Puente de los Franceses". Este puente conecta el Levante al sur con la Alta Mesopotamia al norte.

En la ciudad de Deir al Zur se encuentra un memorial y una iglesia dedicada a los cristianos armenios que huyeron del genocidio producido en Turquía a principios del siglo XX. La deportación de 30.000 armenios a esta zona les condujo a unas condiciones de vida miserables. Para poder sobrevivir tuvieron que comer todo tipo de animales silvestres y hierbas.

Central azucarero de Santa Ana

El central azucarero de Santa Ana estaba situado en el barrio de Santa Isabel, en el margen derecho del Río Guaninicum, en Santiago de Cuba.


Buenaventura trabajo dos años en el central reparando las centrífugas que permiten separar los cristales de azúcar de la miel madre.

De Santander a Santiago de Cuba

12 de diciembre de 1978, doce de la mañana. En el muelle número siete de Maliaño, en el puerto de Santander, se encuentra amarrado el "Covadonga". Hace la ruta España-Estados Unidos-Cuba-Méjico.


Además del pasaje lleva tractores y camiones para La Habana. El joven BB, con sus 18 recién cumplidos se ha colado en el barco y se acomoda junto a seis Pegasos Comet.

Rumbo a Cuba

El abuelo había vivido en Cuba con unos tíos, pero el clima no le había sentado bien. De cuba también había oído hablar, sobre algunos vecinos que se habían vuelto cuando Fidel llegó al poder y les expropió los negocios.


Un día, vio por casualidad, entre los restos de una chabola utilizada como lugar de reunión de la juventud del pueblo, el libro "Castro, el anticristo de la Sierra Maestra" de José Patxot Vallejo. Eso le hizo pensar en la aventura de llegar a Cuba y ofrecerse allí para trabajar en alguno de los ingenios azucareros de la isla.

Entre grasa y tornillos

En septiembre de 1972 BB inicia sus estudios de formación profesional en el instituto de Cistierna.


Allí tomo contacto con las máquinas que tanto ha llegado a apreciar a lo largo de su vida. Acabó la formación profesional de segundo grado en 1976, como técnico en instalaciones electromecánicas.

Estaba alojado, de patrona, en una casa de la calle el Hullero. Por las tardes trabajaba en el taller de carros de Don Eliseo Polvorinos.

La Guerra

A veces los mayores hacían comentarios sobre la Guerra, una contienda sin nombre, sólo la Guerra. No explicaban mucho, hablaban de otros vecinos con una sonrisa triste y frases inacabadas teñidas de miedo. Se hablaba de Sinesio Baudilio García Fernández, poco y con distancia, sin querer implicarse.  Al fin, él no estuvo por aquí cuando la Guerra, aunque ella si que estuvo y se llevo al otro barrio a varios vecinos.


Sinesio llegó a ser Consejero de Economía de la Generalitat de Catalunya entre 1936 y 1937.

Los años de escuela

El pequeño BB fue a la escuela, a partir de los seis años, con Doña Milagros Torío en la escuela mixta del pueblo.


Niños y niñas convivían entre cantares y cuentas y jugaban en la calle a la hora del recreo, al castro, al churro, mango, mediomango, mangotero, al cincagochos...

En los días de invierno los mayores calentaban sobre la estufa de leña la leche en polvo que nos repartían a todos en el vaso de aluminio que llevábamos de casa y que después lavávamos en el arroyo.